• Categoría de la entrada:Notas
  • Tiempo de lectura:5 minutos de lectura

El 17 de mayo se celebra el Día Mundial de la Hipertensión Arterial. «Conoce tus números» es el lema que la OPS viene trabajando hace tiempo.

¿Qué es la hipertensión arterial?

La hipertensión arterial (HTA) es una enfermedad que se presenta cuando se eleva la presión arterial en forma sostenida por encima de los valores considerados normales. Habitualmente no da síntomas, por este motivo se la considera el «asesino silencioso».

La hipertensión arterial es la enfermedad crónica más importante para el desarrollo de enfermedades vasculares a nivel de los riñones, cerebro y corazón.

  • El cerebro – puede causar un accidente vascular encefálico.
  • Los riñones – insuficiencia renal que puede llevar a la necesidad de diálisis.
  • Los ojos – alteraciones en la visión.
  • El corazón – infarto, insuficiencia cardíaca y mayor posibilidad de arritmias.

Datos clave

  • La presión arterial alta igual o por encima de 140/90 mmHg es hipertensión.
  • La hipertensión es el principal factor de riesgo para muertes por enfermedades cardiovasculares.
  • Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en la mayoría de los países de las Américas, y son responsables del 30% de las muertes en la región.
  • Un alto consumo de sal, bajo consumo de frutas y vegetales, uso nocivo del alcohol e inactividad física son los principales factores de riesgo para tener hipertensión
  • La presión arterial alta combinada con el uso de tabaco, obesidad, diabetes o colesterol alto, aumenta aún más el riesgo de tener una enfermedad cardiovascular.
  • A menos el 30% de la población de las Américas tiene presión arterial alta, y en algunos países ese porcentaje llega hasta el 48%.
  • Las personas con menos recursos socioeconómicos tienden a tener más riesgo de padecer enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, y tienen menos acceso a la prevención o al tratamiento.
  • La reducción del consumo de sal a nivel de la población es la intervención más costo- efectiva en salud pública para reducir la hipertensión.
  • La reducción de la sal combinada con una reducción en el consume de tabaco podría prevenir un estimado de 3,5 millones de muertes en las Américas en los próximos diez años.

¿Cómo saber si soy hipertenso?

En algunos casos esta enfermedad puede manifestarse por: dolor de cabeza, zumbidos en los oídos, visión de estrellitas, mareos y/o palpitaciones.

La manera de saber si es hipertenso es conocer sus cifras de presión arterial, recomendamos la toma periódica.

Conductas que previenen el desarrollo de la Hipertensión Arterial:

  • Realizar actividad física regularmente, evitando el sedentarismo.
  • Mantener un peso adecuado.
  • Comer frutas y verduras a diario.
  • Una alimentación con consumo moderado de sal.
  • Evitar el tabaquismo.
  • Moderar el consumo de alcohol.

Realizar actividad física

Para el control de la hipertensión se recomiendan actividades predominantemente aeróbicas esto se logra mediante ejercicios de resistencia aeróbica (caminar, trotar, andar en bici, nadar, remar, bailar, entre otros) o trabajos de fuerza resistencia (haciendo muchas repeticiones con pesas de no mucha carga, con bandas elásticas o con nuestro propio peso corporal).

Iniciar con actividades leves e ir incrementando si el control de las cifras de presión arterial y otros factores de riesgo lo permiten. También es importante intentar evitar los llamados esfuerzos de Valsalva, no aguantar la respiración al hacer fuerza.

Ganale al sobrepeso y la obesidad

Las cifras de presión bajan con modestos descensos de peso, además de mejorar la salud en general.

Controlar la ingesta de alcohol

El alcohol provoca aumento de la presión arterial.

Evite fumar

Las personas hipertensas y fumadoras aumentan los riesgos de presentar enfermedades cardiovasculares.

Control periódico

Tómese regularmente la presión arterial y consulte a su médico. Es posible mantener controlada la enfermedad siguiendo estos pasos planteados y las pautas del tratamiento indicadas por su médico.

El apoyo social (familia, grupo de pacientes, etc) favorece la adherencia a los tratamientos.

Cuidar la alimentación

Limitar la sal. El gusto por el sabor salado es una apetencia aprendida y es posible revertirla, el paladar puede tener un reaprendizaje al incorporar nuevos sabores.

Saborizar con hierbas. Realzar el sabor de las comidas combinando hierbas y otros alimentos (como albahaca, perejil, tomillo, cebollín, pimentón, romero, jugo de limón, ajo, etc.) con verduras, salsas, carnes, cazuelas, ensaladas y pescado. De este modo se reduce o sustituye la sal sin quitarle sabor a los alimentos.

Evitar comidas con alto nivel de sodio. Además del salero la sal está también en quesos, fiambres, patés y embutidos, sopas en cubos e instantáneas, salsas prontas (mayonesa, katchup, soja y otras), productos de copetín y snacks, pan, galletas, bizcochos, comida comprada y congelada.

Incorporar frutas y verduras. Incorporar al menos 5 porciones porciones de frutas y vegetales diariamente.

La presión arterial elevada es el factor de riesgo más importante para desarrollar enfermedades cardiovasculares. La buena noticia es que se puede prevenir y controlar realizando variadas acciones que están a su alcance.

Si tiene dudas o consultas no dude en consultar con su médico de confianza.

Fuente: PAHO y Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial