Prevengamos el Síndrome Urémico Hemolítico

El SUH es una enfermedad que afecta principalmente a niños menores de 5 años y que se manifiesta por una diarrea leve acuosa que luego se hace sanguinolienta. Los niños pueden tener además palidez, irritabilidad, vómitos, convulsiones y orinar poco.

En nuestro país es una enfermedad endémica transmitida principalmente por alimentos contaminados por una bacteria llamada Escherichia coli enterohemorrágica. Se contrae durante todo el año, sobre todo en los meses cálidos.

Esta enfermedad es la primera causa de insuficiencia renal aguda en niños menores de 5 años. Puede causar la muerte o dejar secuelas para toda la vida como insuficiencia renal crónica, hipertensión arterial y alteraciones neurológicas.

En 2017 hubo 8 casos de SUH en Neuquén, y en 2016 se registraron 6 casos. Existen alrededor de 400 nuevos casos por año constituyendo la Argentina el país de mayor incidencia en el mundo. En la etapa aguda la mortalidad es de 2-4% de los niños afectados.

 

Prevención

Las fuentes de contagio son carne insuficientemente cocida, jugo de carne cruda, leche y jugos envasados no pasteurizados, aguas contaminadas, contacto directo con animales de campo, a través de manos, superficies y utensilios mal higienizados.

Medidas de prevención:

  • Lávese bien las manos con agua y jabón después de ir al baño, antes de comer y luego de tocar carne cruda. Cuide que sus hijos también lo hagan.
  • Cocine muy bien las carnes especialmente la carne picada hasta que pierda el color rosado.
  • No use el mismo cuchillo (o superficies: tablas, mesadas) para cortar otros alimentos con el que cortó carne cruda, sin antes lavarlo bien con agua y detergente.
  • Las frutas y verduras crudas deben lavarse cuidadosamente.
  • El agua de uso y consumo debe ser potable.
  • Consuma leche y otros lácteos pasteurizados y bien conservados en frío.
  • Conserve los alimentos, tanto frescos como cocidos en la heladera.
  • No bañe a los niños en aguas contaminadas.
  • Cuide que las piletas de natación privadas y públicas tengan agua adecuadamente clorada.

FUENTE: Asociación civil Lucha contra el Síndrome Urémico Hemolítico (luSUH)