• Categoría de la entrada:Notas
  • Tiempo de lectura:5 minutos de lectura

Este año, para la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2021, la Alianza Mundial para la Acción sobre Lactancia Materna (WABA, por su sigla en inglés) ha seleccionado el tema: «Proteger la lactancia materna: una responsabilidad compartida».

Bajo este lema, se busca pensar a la lactancia como un hecho cultural y colectivo, en el que debe involucrarse toda la sociedad para garantizar los derechos de niños y niñas a ser amamantados.

El embarazo y la lactancia son un momento especialmente vulnerable para las mujeres trabajadoras y sus familias. Las mujeres embarazadas y lactantes requieren protección especial para prevenir daños a su salud o a la de sus bebés, y necesitan tiempo suficiente para dar a luz, recuperarse y amamantar a sus hijos. Al mismo tiempo, también necesitan protección para garantizar que sus puestos de trabajo no se ven amenazados por el embarazo o la licencia de maternidad. 

En ese sentido, la lactancia no debe ser entendida como responsabilidad únicamente de la persona que amamanta y se debe promover la igualdad de derechos entre géneros, personas con capacidad de gestar y acompañantes. Para poder sostener la lactancia es necesario el acompañamiento de la pareja, la familia y todo el entorno. A su vez, los ámbitos de trabajo deben adecuarse y propiciar ambientes que contribuyan a esta tarea.

La protección de la maternidad es clave para permitir la lactancia materna y empoderar a los padres para una implementación exitosa de las prácticas recomendadas de lactancia materna.

La lactancia es beneficiosa tanto para el bebé como para la persona que amamanta. En lactantes, baja la incidencia de infecciones respiratorias y de diarrea, reduciéndose el riesgo de hospitalización por ambas patologías en un 57% y 72%, respectivamente. A largo plazo, también se observa que disminuye en 26% el impacto del sobrepeso y de 35% en diabetes tipo 2. A su vez, la lactancia brinda una oportunidad de reforzar el apego, con beneficios para el desarrollo infantil.

Datos interesantes sobre la Lactancia Materna:

  • La primera leche, que se llama calostro, es muy concentrada, está repleta de proteínas y tiene una alta densidad de nutrientes, es bajo en grasas, fácil de digerir y lo más importante, tiene un papel fundamental a la hora de crear su sistema inmunitario.
  • Durante la lactancia, la madre produce prolactina para generar más leche, y ocitocina que ayuda la transferencia de la leche al bebe y es, además, una hormona que reduce el estrés y la ansiedad y les hace sentir conectados con los demás.
  • La lactancia materna favorece el crecimiento de las bacterias intestinales del niño, lo que proporciona un sistema inmunitario sano para toda la vida.
  • La leche materna contiene anticuerpos que ayudan a tu hijo a combatir los patógenos infecciosos presentes en el entorno.
  • En general, los niños maman con frecuencia durante los primeros días. Cuanto más a menudo se alimente tu hijo en los primeros días, más rápido empezará tu cuerpo a producir más leche.

La Lactancia Materna sigue siendo importante después del primer año de vida.

  • La leche materna sigue aportando nutrientes importantes mientras se amamanta al niño.
  • Si se sigue amantando al niño durante su segundo año de vida, tendrá menos probabilidades de sufrir sobrepeso.
  • La lactancia ayuda al niño a combatir las infecciones y a fortalecer su sistema inmunitario.

LACTANCIA MATERNA DURANTE LA PANDEMIA DE COVID-19

La OPS/OMS sigue recomendando que se cumplan las pautas estándar de alimentación infantil durante la pandemia de COVID-19. Las pautas estándar de alimentación infantil son:

  • Inicio de la lactancia materna dentro de una hora después del nacimiento, (LA PRIMER HORA DURA PARA SIEMPRE)
  • Lactancia materna exclusiva hasta que los bebés tienen seis meses de edad, y
  • continuación de la lactancia materna junto con alimentos complementarios nutricionalmente adecuados y seguros, hasta los dos años de edad o más allá.

Los beneficios de la lactancia materna y la crianza de la interacción madre-bebé para prevenir la infección y promover la salud y el desarrollo son especialmente importantes cuando los servicios de salud y otros servicios comunitarios se ven interrumpidos o limitados.

Se debe apoyar a las madres y los bebés para que permanezcan juntos y practiquen el contacto piel con piel (METODO CANGURO), independientemente de que ellos o sus bebés tengan o no una infección por el virus COVID-19 sospechosa, probable o confirmada. Se debe proporcionar asesoramiento sobre lactancia materna, apoyo psicosocial básico y apoyo práctico de alimentación a todas las mujeres embarazadas y madres con bebés y niños pequeños.

Ante cualquier duda o consulta no dude en consultar con su médico de confianza.

Fuentes: Banco de Leche Humana Neuquen | Ministerio de Salud la Nación | Organización Panamericana de la Salud