Salud Renal para Todos en Todas Partes: Prevención, Detección y Acceso Equitativo a la Atención.

La enfermedad renal crónica (ERC) actualmente afecta alrededor de 850 millones de personas en el mundo, 1 de 10 adultos tiene ERC. La carga global está aumentando y se prevee que se convierta en la quinta causa más común de años de vida perdidos en todo el mundo para 2040.

La ERC es una causa importante de gastos catastróficos para la salud. Los de diálisis y trasplante consumen del 2% al 3% del presupuesto anual de atención médica en países de altos ingresos; gastado en menos del 0,03% de la población total de estos países. En los países de bajos y medianos ingresos, la mayoría de las personas con insuficiencia renal no tienen acceso suficiente a diálisis y trasplante de riñón que salvan vidas.

De manera crucial, la enfermedad renal se puede prevenir y la progresión a la enfermedad renal en etapa terminal se puede retrasar con el acceso adecuado a diagnósticos básicos y tratamiento temprano. Sin embargo, a menudo faltan políticas específicas dirigidas a la educación y la concientización sobre ERC, así como la detección, el manejo y el tratamiento.

Es necesario aumentar la conciencia sobre la importancia de las medidas preventivas en las poblaciones, los profesionales y los responsables políticos.

Este año, en el Día Mundial del Riñón, la campaña 2020 destaca la importancia de las intervenciones preventivas para evitar el inicio y la progresión de la enfermedad renal.

¡Actuar a Tiempo Para Prevenir! Las 8 Reglas de Oro para Cuidar Tu Riñón

  • Mantenerse en forma y activo. Realizar actividad física o algún deporte. El ejercicio ayuda a reducir la presión arterial y reduce el riesgo de enfermedad renal crónica.
  • Mantener una ingesta de líquido – agua – saludable. Consumir mucho líquido ayuda a la limpieza renal y manejo de sodio, urea y toxinas.
  • Comer saludable y mantener el peso bajo control. La obesidad es mala a todas las edades. Comer saludable y tener un peso acorde previene diabetes, enfermedades cardíacas y condiciones asociadas con la enfermedad renal crónica. Coma frutas y verduras bien lavadas, carnes bien cocidas – evite el SUH –
  • Reducir el consumo de sal. Evitar los alimentos procesado y envasados. No agregar sal a la comida. La comida «casera» es más sana y tiene menos sal.
  • Mantener controlado el nivel de azúcar en sangre. La mitad de las personas que tiene diabetes desarrollan daño renal, por lo que es importante en estos casos realizar pruebas regulares para comprobar sus funciones renales.
  • No fumar. Fumar retarda el flujo de sangre a los riñones y perjudica la capacidad renal para funcionar correctamente. En los fumadores pasivos aumenta en un 50% el riesgo de cáncer de riñón.
  • No tomar pastillas de venta libre con regularidad. Fármacos antiinflamatorios no esteroides como paracetamol, ibuprofeno, diclofenac, son conocidos por causar daño renal si se toman regularmente.

Fuente: www.worldkidneyday.org